miércoles, 30 de mayo de 2007

La intrusión acelera la destrucción de los bosques en Pozo Azul


En el tramo de la Ruta Prov. 17, a pocos kilómetros de la intersección con la 20, se evidencia la abrupta modificación de paisaje natural, y se evidencia la progresiva destrucción de los bosques naturales, debido al desmonte y el avance de la ocupación en propiedades privadas, en la mayoría de los casos para la preparación del suelo con destino al cultivo de tabaco. Se infringen leyes provinciales que protegen los recursos, ríos y arroyos. “La ley y la prohibición se aplica sólo a quien es propietario, y no hay solución para resolver el gravísimo problema de la intrusión”, se quejan los empresarios.

El problema de intrusión en Misiones es un tema sensible, que involucra un conflicto social importante y demanda una solución de fondo, tanto para los propietarios como para los ocupantes, dado que el Estado debe hacer frente a la pobreza extrema de las miles de familias que viven en la zona de Pozo Azul y que desde hace décadas no ingresan al sistema: carecen de agua potable, luz eléctrica, y como alternativa productiva -con un mínimo margen de rentabilidad- plantan tabaco. Según datos oficiales, son más de 6 mil familias las asentadas en la zona.